julio 01, 2007

Caperucita Verde

Ya van a ser seis semanas desde que se fue Fernando, el tiempo se pasa rápido, pero no dejo de extrañarlo. Lo bueno es que ahora voy a empezar a contar hacia adelante, pues mi boleto de avión ya está pagado: voy a Guadalajara del 4 al 24 de agosto! Van a ser 3 años y medio que no he visto a familia y amigos por allá, incluyendo 2 nuevos sobrinos que hay que conocer...
Pero hoy me toca contarles el cuento de la Caperucita Verde:
Resulta que tengo una chamarra verde oscuro que tiene un gorrito que se puede quitar y poner con un cierre. A pesar de que eso suena práctico, lo impráctico es que el cierre se abre muy fácil y cuando tengo el gorro puesto, tengo que estara cuidando que no se desabroche! En fin, hace un par de semanas me puse dicha chamarra (con gorrito), y ya de vuelta en casa descubrí que, finalmente, había perdido el gorrito. Imposible adivinar dónde se habría caído, probablemente en la calle!
Cuatro días después, en fin de semana, me fuí a caminar al parque cercano, y cuando menos lo esperaba, me topé con mi gorrito amarrado a uno de los postes de luz! Aguien lo encontró tirado y muy amablemente lo colgó del poste, suponiendo que la dueña regresaría por él cuando se diera cuenta de que se le cayó! Este tipo de cosas sólo me suceden en Nueva Zelanda. Igual hace mucho, en Wellington, se me cayó mi agenda con mis direcciones, y quien la encontró, la envió por correo a casa de unos amigos, pues la dirección venía en la agenda.
¿No deberíamos ser todos tan amables??

1 Comentarios:

At 4:32 a. m., Blogger LEO BAUTISTA dijo...

hola que tal espero se encuentre bien es parte de la cultura de ese HERMOSO PAIS espero ya muy pronto poder estar alli un abrazo

 

Publicar un comentario

<< Home